miércoles, 29 de diciembre de 2010

Esto es mi generación

I'm not trying to cause a b-big s-s-sensation (Talkin' 'bout my generation) 
(No trato de causar una gran sensación, hablando sobre mi generación)
The Who// My generation

Los mayores dicen que eso no está bien. Yo le respondo que son cosas de la edad, que hay un trasvase generacional para no ofenderles demasiado. Pero los años se van notando a sus espaldas.
Ellos no entiendes mi espíritu rebelde, se indignan cada vez que le digo que llegaré a las tantas que veré la luz del sol antes de asomar la cabeza por el cabecero de mi cama. Y tampoco entienden el porqué de mi ausencia en misa los domingos.

Llevar la contraria por ser la razón de mi existencia. Probar fortuna, escaparme en un viaje de locura y darme cuenta que la vida tiene un límite, pero esa noche no lo conoceré. La gente habla de mi  generación, dice que está apunto de desvanecer, pero sé que es sólo un sentimiento de nostalgia, de recuerdo a sus momentos de gloría de su generación.

Tengo la sensación de que vivo rápido, lo sé. Me gusta la sensación de vivir a tope, algunos dicen que con eso sólo conseguiré dejar un bonito cadáver. No conozco ningún cadáver bonito, joven quizás. Entre tanta paranoia, sólo sé que esta es parte de mi generación.

La que no tiene miedo a dejar su país con tal de buscar un futuro mejor. La que está abierta de mente y vive el momento, sin renunciar a sus ideales. Y si, efectivamente pertenezco a la generación de los mil euristas, una expresión que siempre detesté.

También soy como aquellos que le dan un “fuck you” a los políticos. Que flipa con los nuevos gadgets informáticos o que odia a los que nos venden la moto. A ellos también va ese“fuck you” y sin ningún asterisco de por medio, para que se entienda lo que quiero decir.

Pero no todo es tan bonito. También echo de menos a una generación más combativa, que se levante contra los abusos y no quede sumida a los dictámenes impuestos por otros. Quitar esos clichés y manifestarse, hacer ruido, promover cosas nuevas. Nuestra generación es el futuro, más bien diría el presente y en nuestras manos está el poder cambiarlo. Levántate y lucha por lo que crees. Es tu responsabilidad, es tu generación.


BIOSol The Who: Este grupo londinense formado en la época de los 60 ha sido un baluarte constante para un nuevo concepto de música pop-rock. La formación original estaba constituida por Roger Daltrey (voz), Pete Townshend (guitarra), John Entwistle (bajo) y Keith Moon (batería). El líder de este grupo era su guitarrista en contra de lo que suele suceder habitualmente. Pete Towsnshend creó algunos art design de la banda como Tommy o Quadrophenia. Sin duda, sus discos son conceptuales, es decir, no encontraremos grandes singles en potencia y un resto del disco de relleno. También crearon una “opera-rock” como “A quick one” o la mencionada “Tommy”. “My generation”, canción escogida para esta entrada fue de sus primeros éxitos y sin duda era un tema lleno de inconformismo y un nada desdeñable buen rollo.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

A tí, Madrid

"Los gatos andabamos colgados, Lady Madrid"
Pereza // Lady Madrid

Luces brillantes que asoman por la Castellana en una noche gigante. Tu sombra alargada me atrapa por las calles blancas de Madrid. Camina sola desde un lugar que prefiere no acordarse. A medio camino entre las medias de rejilla asoman también medias verdades y al mismo tiempo me dejo atrapar por su mirada.

Dulce Madrid, caminas con la seguridad de tu seducción. Te haces fuerte por la noche y haces desvanecer a todos cuando amanece. Sigues tu camino al Sol, paseando entre loterías millonarias y viejos recuerdos. Dices que estás partiendo desde el kilómetro 0, aunque ya llevas mucho camino recorrido.

Pretendes hacernos creer que eres una estrella en una noche mientras sigues engatusándonos con tu pose chulesca. Me engañas Madrid y a la misma vez me haces vivir un sueño. Interpretas desde la Gran Via tu última representación y asisto perplejo al acto final.

Querida Madrid, que me buscas entremedio del bullicio para amarte y me despido de ti sin avisarte. Entre tantos rascacielos sacas tiempo para divertirme. Tu mirada llena de contrastes  me hace sonreír y a la vez me haces llorar cuando noto que me voy de tu lado. Aunque no te conozca demasiado, estoy loco por ti Madrid y eso que solo soy un amante más para tí..

Espero tu invitación al retiro, entre brujas y cartas me dices que algún día volveré a tu lado. Lady Madrid, provocadora tantas veces otras tan señorial. Tu historia es altiva, tu poder es excitante y todo el mundo quiere dejarse viciar contigo pero tú solo te dejas mirar. Termina el acto con algo de ron y te observo sentado en un banco de Callao como un ciego a su vista. Te siento cerca, paseo por tu larga cintura, me advierten que eres peligrosa pero no puedo resistirme.

Hoy te veo guapa, Madrid. Me dices que tú puedes ser la única grande y los demás deben estar a dos palmos de tí. Qué suerte que no llego a ser tan alto como tú, aunque siempre tienes una carta guardada y pruebo fortuna contigo. Quiero comprar un número para tu lotería, Madrid mientras consumo mis últimos minutos a tu lado.

Lady Madrid, los gatos pardos no se ven entre tantas luces de neón. Ahora me marcho, pero no olvides que algún día volveré. Me escapo de ti Madrid, pero sé que algún día, quizás no muy lejano me tendrás allí otra vez, hablándote y mirándote bajo tus pies. 

Escucha ahora Lady Madrid, de Pereza


BIOSol Pereza:  Ruben y Leiva son Pereza, un dúo que surgió en Alameda de Osuna (Madrid) y que beben de influencias pop-rock como Los Ronaldos, Leño o Lou Reed. Originariamente eran tres y empezaron a tocar por distintos garitos de la capital hasta que le llegó su oportunidad. Publicaron su primer álbum (Pereza) siendo todavía tres en la formación. Un disco no demasiado pulido pero que le sirvió de experiencia para los siguientes. El éxito comercial le llegó con “Animales” con el mismo productor que Bob Dylan o La Oreja de Van Gogh (Nigel Walker) y canciones repetidas hasta la saciedad como “Princesas” o “Todo”.  Más tarde sacarían “Aproximaciones” y su hasta ahora, último cd ”Aviones”. El título del disco se debió a que el estudio de grabación estaba situado muy cerca de un aeropuerto y escuchaban constantemente el sonido de los aviones. Este álbum, contiene canciones como “Violento amor” y la canción que he escogido para esta entrada, “Lady Madrid” un homenaje más a la capital.   

martes, 14 de diciembre de 2010

Gente como tú

"Gente que va de frente, que no esquiva tu mirada"
Presuntos Implicados// Gente

Historias mundanas, historias de gente corriente pero todas a su vez con algo diferente. La misma gente que se critica, se ama o se odia. Vocifera por las calles o baja la mirada cuando los problemas dominan su vida. Gente que también mira de frente, gente que tiene una mirada cristalina y que te dice lo que siente sin emitir un solo sonido.

Mientras otros salen de la discoteca hay gente que trabaja para llevarlos a casa. Son personas que tienen una familia y que se sacrifican para darle un plato de comida.Niiños que lloran cuando sus padres se marchan, gente que se funde el dinero en sus hijos. Gente que decide hacer un camino acompañado, otra gente que decide hacerlo sola.

Gente que va con prisa, que no tiene tiempo para dedicársela a quien quiere. Gente que se planifica su vida, que lleva a rajatabla sus horarios. Gente con una hora para los amigos,  ocho o nuevo para el trabajo. Utilizan el tiempo con otra gente con la que hablan, y comentan sus planes para esta noche. Salen y se encuentran con otro tipo de gente, que se despista, que se ignora, que se besa.

Es el mundo de la gente que hace tiempo que no se ve. Gente que tiene nostalgia por otra gente, que vive lejos y que no sabe cuándo volverá. Gente que tiene miedo al futuro, gente que le pone plazos a la vida. Otra gente que se siente diferente, otras que no quieren diferenciarse.

Gente que vive, gente que muere y que resucita para dejar un mensaje entre el resto de los mortales. Otros que rezan, otros que pecan, pero al fin y al cabo todos ellos son gente. Muchos viven del recuerdo, otros viven de ilusiones pero todos buscan algo. Gente que tiene un sueño, que busca algo más humano. Gente que vive entre máquinas, enganchada  a la pasividad.

Gente fresca, gente divertida que hace sacar una sonrisa a otra gente que la necesita. Gente que dice la verdad, otra que miente a otra gente que llora al descubrir la verdad. Personas que se sienten engañadas y viven de manera diferente hacía el resto de la gente. Gente que vive en pareja, que vive sola o que vive acompañada pero como si viviera sola.

Otras personas que ayudan a otra gente, que yace en un hospital buscando otra oportunidad. Gente que busca el consuelo en la mirada de otra gente. Buscando un hilo de esperanza a la vida entre inyecciones y dosis. Otros que esperar morir mientras buscan la paz  que no encuentran. Otra gente que busca esperanzas y quieren vivir. Mucha gente se limita a amar inconmensurablemente, con la única premisa de ser feliz por el resto de sus días. Gente…

Escucha "Gente" de Presuntos Implicados


BIOSol Presuntos Implicados: Aunque tuvieron sus orígenes en Murcia, se afincaron pronto en Valencia donde dieron sus primeros pasos en la música. Realizaron un primer disco con bastantes malas criticas, titulado “Danzad malditos”. Más tarde ficharon con una gran discográfica donde comenzaron a despuntar con discos como “Alma de blues” o “Siete”. La canción de la que trata esta entrada se publicó en su disco “Gente” publicado hace casi diez años, con un toque más soul en las canciones. Años después Sole Gimenez (voz) abandonaría el grupo, cediendo su lugar a Lydia Rodriguez, si bien la aceptación no ha sido la misma como suele suceder en estos casos. En esta nueva etapa lanzaron el álbum “Será” con una fría acogida en el público.

domingo, 12 de diciembre de 2010

¿Joven y rebelde? El imperio te comprende

CAN YOU HEAR THE SOUND OF HYSTERIA? THE SUBLIMINAL MIND, FUCK AMERICA.
(¿Puedes escuchar el sonido de la histeria? La mente subliminal, jodida America?)
Green Day// American Idiot


 Me levanto y escucho una canción de Green Day sobre las maldades de la sociedad capitalista. Los medios corrompen y desayuno con el escándalo de la jornada, me parece casi una droga. Mientras demonizo a los medios de comunicación y crítico por su manipulación asediada por los gobiernos de turno

Al rato me sirvo una Coca Cola mientras como con las noticias más impactantes de la jornada. Esos estúpidos americanos la han vuelto a organizar, según narra el último noticiario sensacionalista de turno. Las banderas con sangre dominan un mundo lleno de histeria colectiva e indivualismo crónico. Vuelvo a dar un sorbo a mi Coca Cola. 

Salgo a la calle y escucho el sonido reiterado de una sociedad alienada. Doy una vuelta por el bulevar de la ciudad y siento el miedo por una masa manipulada intencionadamente para tener miedo al mundo. El mismo tipo de público que consume la propaganda orquestada por unas cuantas mentes que manejan el mundo  en un extraño bucle sin fin. Almas de destrucción masiva, que son meros objetos de la contienda de unos cuantos políticos de turno.

¡Hagamos una guerra preventiva!. Compra una pistola, debes mantener a salvo tu familia. Consume hamburguesas que financien nuestros ataques y mata a aquellos que no pienses lo mismo que tú. Mensajes que me alertan, que me hacen temblar sobre esta estupidez a la que vivimos sometidos y vuelvo a dar un sorbo a la Coca Cola.

Entonces decido caminar solo por este lugar, lleno de sueños rotos. Con una Coca-Cola en la mano marcho por cualquier calle que pudiera encontrar alguna pista sobre este misterioso camino. Un mundo lleno de sombras, de estúpidos y de terribles consecuencias si no ponemos remedio. Me siento en un bar y de nuevo me pido una Coca Cola mientras escucho una información tardía sobre unos documentos que ponen en jaque a la diplomacia estadounidense.

“Esos estúpidos americanos, ¿Quiénes se han creído que son?” Comentaba un tipo cuya identidad desconozco en su flamante i-phone.  De repente miro a mi alrededor y escucho una conversación entre varios señores que dicen que estamos sometidos a un imperio, y que nada de lo que podamos hacer podrá salvarnos. Con cara de extrañeza me quedo observando sus comentarios mientras se fuman un Marlboro. De repente un anuncio chispeante de la televisión llama mi atención “Si eres joven y rebelde, Coca Cola te comprende”. Entonces entiendo todo, me despido de aquel sitio hasta la próxima vez que necesita encontrar respuestas, con una rica y fresquita Coca Coca en mis manos. Hasta la próxima pues.

Escucha ahora "American Idiot" de Green Day

BIOSol Green Day. Este grupo estadounidense de punk rock se fundó en 1989 inicialmente con el nombre “Sweet Children”  que posteriormente fue cambiado por Green Day. Se hicieron populares con temas como “Basket Case” que contenía tan solo tres acordes en toda la canción. Formó parte de “Dookie” un disco que les llevó a ser superventas con singles como “When i come around” o el anteriormente citado. En 2004 sacaron “American idiot” que se vendió como la primera ópera-punk,  con éxitos tan inmediatos como “Boulevard of broken dreams”  o “Jesús of suburbia”. Se caracterizó por temas de marcado carácter político, en especial  de crítica al Gobierno de Bush que por aquella época estaba vivía tiempos convulsos entre guerras preventivas y destrozo a la sociedad norteamericana.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

De "perdidos" al disco (Parte 1)

Una imagen vale más que mil palabras. Este es uno de los tópicos más manidos que existen, pero si bien es cierto que me vale para ilustrar (y nunca mejor dicho) este artículo sobre portadas de discos de grupos que han sabido hacer de la suya, una forma impactante de llamar la atención de los posibles fans que se agolpen a comprar el álbum. Y si, ya sé que en estos tiempos nadie compra música legal ni física, pero de perdidos al rio (otro refrán bastante recurrente)



Weezer, una banda californiana que te sonará por temas tan radiados como “Island in the sun” ha realizado su particular homenaje al personaje de la serie “Perdidos”, Hurley. ¿Marketing publicitario? Quizás, aunque no esperes encontrar ningún tema de la serie. La idea es bastante simple. La banda de rock estuvo comiéndose la cabeza para encontrar el nombre perfecto a un disco con distintas influencias como el heavy o el metal, y como no encontraban nada pues buscaron algo que sencillamente no tenía nada que ver. Así Rivers Cuomo, vocalista de la banda, vio la foto del personaje de “Perdidos” y le pareció perfecta para ponerla, sin tan siquiera poner el nombre del grupo en la caratula. Raro, si..

Desconozco si en la isla de “Perdidos” había platanos como el de la portada de Velvet Underground. Andy Warhol, el artista pop por excelencia, realizo esta singular portada al grupo que por aquel entonces (1967) estaba liderado por Lou Reed o John Cale. En este caso si se observa coherencia entre la rompedora portada y la temática del disco, donde el grupo arriesgo bastante escribiendo sobre temas como la prostitución, las drogas o incluso prácticas sexuales como el sadismo. 



Y si hablamos de portadas rompedoras, no me puedo dejar atrás las de Scorpions, con censura de por medio. Sin duda una de las más polémicas fue la que ilustro al álbum “Virgin killer” que mostraba la imagen de una niña desnuda y que fue retirada y cambiada posteriormente por una imagen de los componentes del grupo. La verdad que a veces se puede pasar la línea entre lo que es correcto y el arte. En fin, juzgar vosotros mismos.


 En España, no llegamos hasta estos extremos, al menos en el panorama comercial y lo que no nos falta en sin duda, humor. Haciendo su propia versión de la portada de “Papito” de Miguel Bosé donde aparecían tatuados sobre el cuerpo, los rostros de los cantantes que colaboraban con él en el disco), los Mojinos Escozios hicieron algo similar tatuando al Sevilla y compañía en el cuerpo de otro de los miembros del grupo. Ah! Y el titulo del álbum tampoco tiene parangón “Pa pito el mio”.


 Otro caso similar al de los Mojinos fue el del grupo Los Tronchapenkas que hicieron su propia versión de la carátula del tercer disco de La oreja de Van Gogh, titulado “Lo que te conté mientras te hacías la dormida”. En este caso, cambiaron ligeramente el titulo por “Lo que te toqué mientras te hacías la muerta”. El cachondeo que no falte.

Si se te ocurren más portadas, ya sabes, escribe un comentario para la segunda parte de este artículo.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Buscando a Emi desesperadamente

I can't get joy thinking on you in the final throws
(No puedo disfrutar pensando en ti, en la últimas agonias), Amy Winehouse

Suenan los primeros acordes de una melodía accidentada e intento buscarla a través de cualquier tugurio de la ciudad. La alma de Emi andará perdida por algún sitio de mala muerte. Me dispongo a andar por calles peligrosas, lugares recónditos de una ciudad que no buscara el consuelo de la siempre enigmática Emi.

 ¿Dónde está Emi?, me pregunto con insistencia. Sé que anda mal, que debe estar perdida y debo de ir a encontrarla. Bajo las escaleras de un pequeño callejón y entro en un pub de estilo inglés bastante escondido en la ciudad. Se escucha de fondo una canción de Ray Charles, “I got a woman” no sé si esa noche la encontrare, pero sé que en algún momento aparecerá y la observaré silencioso, con gran admiración mientras se pervierte como la noche en sí misma.

Mi mirada se hace mas intensa y de un solo vistazo me aseguro de que allí no está Emi, el camarero me pregunta si quiero algo y le respondo que algo de ginebra no estaría mal. En realidad no tengo a nadie a quién esperar allí, o quizás si. Sentado en un taburete de este pub estilo años 20 me dispongo a sacar un cigarro y busco el mechero entre los bolsillos de mi pantalón a sabiendas que no lo iba a encontrar.

 Giro mi taburete e instintivamente pido fuego a la primera persona que miro, sin observar a quién dirijo la palabra. En lugar de darme un mechero me deja su cigarro para que pueda encendérmelo. Encuentro algo que me perturba, una marca de pintalabios que ha dejado en él. Levanto la mirada y me encuentro a Emi, tal y como la había imaginado, con la lengua muy larga y la falda muy estrecha como decía el genial Sabina. Le di las gracias tímidamente y volví a darle un sorbo a la ginebra.

La veo caminar torpemente sobre sus zapatos intentado quitarse moscas de alrededor. Hoy Emi está libre de toda culpa, va a por todas. No ha tenido un buen día, lo intuyo por su cara, seguramente habrá discutido y olvida con un whisky doble que se bebe con gran soltura. Se mete en el cuarto de baño a tener un amargo encuentro con Jamaica. La siempre dura Emi está bastante perjudicada y comienza a liarla con la gente de allí mientras se escucha el  “You Know I´m no good” de Amy Winehouse. Mira con picardía alrededor y comienza a dejarse llevar por sus instintos aparcando sus problemas y a su último novio, que siempre le ha causado gran dependencia. 

Prosigue la noche y de repente la misteriosa Emi desaparece. Decido que la mejor opción es volver a casa tras observar la actitud de Emi. Sin embargo, paso horas en la cama y no consigo dormirme, ella está en mi cabeza y no puedo sacármela. Los rayos del sol acentúan mi imposibilidad para dormir, así que decido ir a por algo de desayunar a la calle. Es entonces, cuando me vuelvo a encontrar a la no tan inocente Emi, que olía a resaca, sabanas y noches de arrepentimiento. Esta vez la que me pide fuego es ella, hasta quitármelo de las manos con rapidez: “te dije que no era buena”, me dijo mientras salía despavorida de aquel lugar con los zapatos en la mano y el rímel de los ojos corrido.

Escucha "You Know i´m no good" de Amy Winehouse



BIOSol: Amy Winehouse (1983, Londres). Esta canción, que habla sobre una infidelidad, pertenece al segundo y exitoso álbum de la cantante “Back to black” (El primero, Frank, pasó más desapercibido) que se convirtió en el segundo más vendido de todo 2008. La popular Amy Winehouse tan famosa por sus canciones como su conocida adicción a sustancias hizo sucumbir a público y critica con canciones que reflejaban con crudeza historias callejeras, como la de esta canción o tantas otras de su discografía.

martes, 30 de noviembre de 2010

El fútbol es más que fútbol

Los ánimos revueltos, las gargantas preparadas y el orgullo bien arriba. Por otro lado, asoman las bufandas colgadas al cuello que lucen orgullosos por los forofos de ambos equipos. El fútbol es más que fútbol, eso es bien sabido por los millones de espectadores que se asomaban a la televisión para contemplar un duelo de titanes. La lucha entre dos bestias, que como decía Maquiavelo deben compaginarse para sobrevivir y conquistar el mundo. No sabría decir con acierto quién fue ayer más zorra o más lobo, lo que si que sé es que ambos conquistaron al mundo a su forma, las bestias unidas siempre sobreviven.

 El fútbol es pasión, es furia y a la misma vez una buena forma para demostrar la personalidad del individuo. Algunos juegan sucio para conseguir su buen fin, otros creen que el juego no es cosa de uno sólo y unen fuerzas para formar entre todos algo más que la suma de los 11. Todos usan sus armas, cada uno debe apostar por la suya que será la mejor si el resultado es aceptable y será derrota si su moral la ha perdido por el camino.

También el deporte rey puede ser política. En realidad puede ser casi todo, los duelos entre Barça y Madrid siempre han sido más que un mero partido de fútbol. No solamente por la fortaleza de ambos equipos (que también) sino por un combate político donde el centralismo intentaba rematar al independentismo, y viceversa. Desde Franco a Laporta, con las evidentes distancias que hay entre ellos, han creído que el fútbol era más que fútbol, una forma a veces de instrumentalizar a la población para provocar un debate que se aleja de los estadios.


Y por supuesto, en un blog como éste el fútbol también tiene que ser música. Mucho ha tenido que ver los himnos en el ensalzamiento de un sentimiento, de una pasión. Todos hemos vivido ese intenso momento donde los jugadores se muestran orgullosos de quiénes son y de donde vienen. Por supuesto, la música invade de emociones contrastadas. Los hinchas rivales ridiculizan el himno del contrario porque es la mejor forma para herirle en su orgullo. Mientras los demás escuchan su himno, se llevan la mano derecha al corazón, con el ímpetu de sentirse más unidos que nunca por una pasión infinita. Definitivamente, el fútbol es más que sólo fútbol.

sábado, 27 de noviembre de 2010

La fiesta justifica los medios

Feel the adrenaline moving under my skin, It’s an addiction
(Siente la adrilana bajo mi piel, es una adicción)
David Guetta feat Rihanna_ Who´s that chick 


Mi travesía llega hoy hasta Ibiza. Me encuentro en altas latitudes y contemplo un sitio que se presupone por muchos como paradisiaco. Nada más salir del avión, te encuentras vallas publicitarias de las grandes discotecas de la zona anunciando fiestas salvajes. Es el presagio de lo que me espera durante estos días en la isla pitiusa.

Vista aerea de Ibiza
Sin siquiera tiempo para recoger mi maleta, ya hay una chica que se me acerca a colocarme una pulserita de descuento para la fiesta “F*ck me” de David Guetta y Cathy que se va a celebrar justo el día de antes de volverme en Pacha Ibiza, probablemente la discoteca más reconocida para los que no han pisado nunca la isla. La chica no iba demasiado recatada que digamos, aunque debo de admitir que la verdad no me estaba muy preocupado por ello..

Me dirijo al hostal situado en la zona de San Antonio, un lugar donde los guiris proliferan como si de McDonal´s se tratase. Suelto mis cosas y quedo con dos viejos amigos del instituto que llevan trabajando todo el verano en la isla pitiusa. Ellos ya conocen las idas y venidas  que me acompañarán durante estos días por la travesía del paraíso ibicenco.

 Sin demasiadas pretensiones, me decido a dar una vuelta por el paseo marítimo, muy cerca de donde estaba mi humilde pero confortable hostal y empiezo a alucinar con lo que me encuentro. Allí lo natural es lo infiltrado, los pecho firmes se presumen orgullosos por la zona de paseo de San Antonio y las gafas de sol están correctamente colocadas, aunque no sea muy necesario.

Discoteca de Ibiza
Después de darnos una vuelta donde lo blanco predominaba en todos los sentidos decidimos irnos a pillar las entradas para David Guetta: 80 euritos, casi nada. Dicen por ahí que las viejas estrellas del rock, cansadas de reivindicar y de pegar guitarrazos han cedido el testigo mayoritario a los dj´s, que se dejan de temas transcendentes y revientas de beats explosivos las pistas de baile. Yo desde luego no me atrevería a rebatir su poder de convocatoria, más cuando me vi en la tremebunda cola de Pacha Ibiza, con mi pulserita que resistía impasible el paso del tiempo.

Unas cuantas chicas italianas salen con los tacones en la mano, reventadas de tanto baile. Después escuchas unos cuantos ingleses, un par de alemanas y allí estábamos nosotros, representando a España, que no se diga. Cuando consigo entrar a Pacha el panorama es casi delirante. Una chica metida en una copa gigantesca de champagne y un buen plantel de gogo´s extremendamente sexis vestidas de rojo, se mostraban sugerentes en el pódium de la macro-discoteca. Me fijo en una de ellas, con gracia y grandes dotes sigue el “Sexy bitch” del dios Guetta. La chica tenía la piel morena, con rasgos cubanos y una larga melena que llevaba recogida para que se luzca mejor la vestimenta. 
Mi cara de embobamiento momentáneo se paró, la fiesta debía continuar. Mucha tontería y pose rara, por no hablar de los precios desorbitados de las copas. El calor era casi abrasivo y comienzo a sentirme algo mareado. Salimos fuera a una pequeña zona de descanso entra la entrada y la discoteca, que se encontraba abarrotada por el trasiego de entradas y salidas. Un chaval que apareció de la nada nos dice que se había perdido, sus ojos estaban realmente rojos y su rostro pálido, situación que nos ánimo a ayudarle. No fue una idea demasiado brillante, su dificultad para hablar unido a su alto estado de embriaguez complicaban las cosas. Decidimos mandarle a casita en un taxi, pero nadie quería montar a semejante energúmeno en su coche. Nos damos la vuelta y nos vemos al chaval pegando patadas al coche del sufrido taxista. La noche comenzó a torcerse y nos vimos envueltos en una discusión, donde el chico perdió el conocimiento, no por ningún puñetazo, sino por algo más ilegal.

A la mañana siguiente, tras dormir poco más de dos horas me despido de este loco sitio. Vuelvo a coger mi avión y durante el vuelo me pregunto si la fiesta justifica los medios para conseguirla, sea cual sea el precio que haya que pagar. Lo intento más bien, porque mi mente ya no aguanta más y se duerme en el asiento del avión. Al fin y al cabo la isla seguirá llenándose de luces, fiesta y contagiosos pasacalles, ¿Qué más dará lo demás?. 

Escucha Guetta y Rihanna: Who´s that chick

martes, 23 de noviembre de 2010

Los zapatos de Óscar

"Cuando pienses en volver, aqui están tus amigos"
Pedro Suárez Vertiz

Con una maleta azul, algo desgastada, y una mano delante apareció Óscar en el inmenso aeropuerto de Barajas procedente desde Sucre, en Bolivia. Un vuelo de larga distancia, donde el cansancio y los anhelos por un mundo mejor se percibían en su rostro anguloso. Dar un paso así no debe ser fácil y más si lo vemos desde nuestra cómoda perspectiva. Probablemente hay que sopesar y hacer muchas listas de pros y contras para decidirse a cruzar el charco.

Se instaló en una pequeña localidad de Madrid, un pueblo sin demasiada historia pero que intentaría devolverle el rumbo a su vida. Dejó atrás un negocio de calzado, que tuvo que cerrar sus puertas ante la avalancha de deudas, que no de clientes. Su historia tampoco se sale demasiado de lo habitual, al fin y al cabo constituye un número más en esas cifras que escuchamos por los noticieros a diario.
Sin embargo, la frialdad de las estadísticas se resuelve con la cercanía de las personas.

Es la historia de Óscar, un boliviano de 38 años que comenzó sus pasos en la “patria española”, como conocen los residentes de su país. Atrás dejó dos “chamos” ya algo creciditos, teniendo en cuenta que en estos países la adolescencia dura menos.

Instalarse en este pueblo de Madrid al principio no le resulto demasiado fácil. Hay que decir, que la gente no ayudo demasiado. Miradas que hablan por sí solas y mentes cerradas que no entienden de otras culturas no favorecen demasiado su integración. Su primer objetivo, obviamente, fue encontrar un trabajo que le permitiría subsistir. Empezó a cuidar de una señora mayor por horas y así de paso iba ahorrando algo de dinero para montar su propio negocio de zapatos, un sueño que deseó con todas sus fuerzas.

En un pequeño sillón reclinable pasaba las noches cuidando de esta señora. El marido de ésta, no le tenía demasiado aprecio. Le insultaba y criticaba duramente porque según él, no desempeñaba bien su trabajo. Óscar salía de su trabajo con los ojos como si hubiera pelado ajos durante toda la noche, aunque por su bien no lo podía revelar a su familia. Sería una deshonra.

Sin embargo, eso no impidió que empezará a conocer a la otra asistente que le relevaba en el turno. Sara, que así se llamaba la mujer, era una mujer con mucho tesón y responsable, aunque también vivía entre indiferencia y temor la llegada de inmigrantes a nuestro país. Unas primeras tímidas conversaciones, le sirvieron para ver que ese hombre, al fin y al cabo, era como el resto y tenía los mismos objetivos que ella, sacar a su familia adelante y vivir de una manera decente.

Con el tiempo comenzaron a salir, aunque sus hijos no aceptaban la relación. Iba de vez en cuando a la casa de Sara, y comía rápido, no por gula, sino por sentirse a veces incomodado por la tensa situación que se producía. Sin embargo, Óscar, en un gesto de agradecimiento les regaló unos zapatos, sus primeros zapatos en España, a los hijos de Sara. El muro de la intolerancia se fue derribando y su actitud cambió tímidamente, entendiendo el duro camino que ha tenido que llevar desde su llegada a España

Con el paso de los meses iba prosperando en su zapatería, se seguía viendo con Sara, aunque ninguno de los dos se sentía con ganas de ponerle un nombre a su relación. Simplemente se limitaban a disfrutar.

Desgraciadamente, el negocio de Óscar comenzó a vivir las aguas tortuosas de la crisis. Como un tornado vio como en poco tiempo su negocio se hundía y los pocos ahorros que había conseguido, iban quedándose en nada. Después de mucho pensar, sabía que su única e incierta solución era volver a su país, aunque ya no lo haría como una cifra más como en las noticias, sino con un nombre que se había labrado entre la familia de Sara, que vivió con gran tristeza su marcha a su país de origen, ¿Quién se lo iba a decir, verdad?.

Escucha "Cuando pienses en volver" de Pedro Suarez Vertiz

sábado, 20 de noviembre de 2010

Preguntas al cielo

And if there is a God, he's a spy with bedroom eyes 
(Si hay un Dios, es un espía con los ojos dormidos)
Smashing Pumpkins (If there is a God)


Perdóname que me ponga transcendental, aunque me sienta al escribirte y ni sepa por dónde empezar. ¿Dónde podré encontrar las repuestas? Quizás lo mejor sea decir que la respuesta está en cada uno de nosotros.

Me gustaría preguntarte qué se siente cuando proclaman la guerra en tu nombre, también qué opinas de aquellos que usan tu nombre para enriquecerse y luego hacen de tus ruegos su propia religión: la del beneficio propio. ¿Qué opinas de aquellos que llevan una cruz en la mano y en la otra un misil?

Si pudiera algún día hablar contigo, tampoco sabría si hablas mi idioma, si acaso hablas idiomas o los dominas todos. También te preguntaría: ¿Qué tipo de fe mueve a los que invocan la hermandad y giran la cabeza ante el necesitado?, ¿Sigue habiendo diferencias allí arriba?, No sabría decirte si estás también con los que crees que no existes y que dicen que eres una invención nuestra.

¿Te dan miedo las miles de religiones que existen?, ¿Te incomoda que cada uno te ponga un nombre diferente?. Por otro lado, algo importante ¿Qué se siente al estar a los mandos del videojuego más real que pudiera existir jamás?

¿Qué opinión tienes de aquellos que piensan que hay ciudadanos de primera y de segunda? Me entra curiosidad por saber si en tu reino también se necesitan documentos para entrar y hay algún tipo de recurso para colarse, como sucede en el mundo terrenal. 

Hablando de algo más terrenal , ¿Puedes también sentir la música?. Los rasgueos de una guitarra pueden ser también casi como un sonido celestial. ¿Sientes allí arriba los temblores de la tierra?. Te hemos visto tantas veces pintado, aunque ¿realmente eres como te pintan?. Miles de preguntas que hago desde el respeto y de las que no espero respuesta alguna. 


martes, 16 de noviembre de 2010

La travesía ochentera

Una explosión de ritmo, frescura y música pop a raudales. Así podríamos definir con pocas palabras el legado que nos dejó una década tan importante a nivel de música popular, como fue la de los ochenta en nuestro país. Un movimiento que iba más allá de lo musical y que se centró en melodías pegadizas y letras que en ocasiones pecaban de frívolas, sin duda, el público tenía ganas de pasárselo bien.

Me explico. Después de una etapa de dictadura en lo político y de unas canciones más reflexivas y de autor como las de Serrat o Sabina se dio paso a una etapa más hedonista, con letras festivas y sin demasiadas pretensiones. Dicen que lo innesario suele ser extraordinario, esta consigna quizás sea la que hayan llevado estos grupos a la cima y a estar en la memoria de todos.

Radio Futura
 Es la década de grupos como “Radio Futura” que desprenden un buenrollismo inaudito hasta la fecha. La imagen de los hermanos Auserón era bastante rompedora, aunque su música quizás no lo era tanto tirando hacía el pop-rock con canciones como “Escuela de calor”. Estas canciones representan un espíritu vitalista y una energía que aún nos resultan incombustibles en la actualidad, ¿Cuántas veces hemos escuchado temas como ´Escuela de calor` o ´Enamorado de la moda juvenil´ en locales de música rock?. 

Kaka Deluxe
Precisamente uno de los componentes de Radio Futura, Enrique Sierra fue también guitarrista de Kaka Deluxe, otro de los grupos punteros de la época y que fue cantera de artistas tan consagrados como Alaska y Nacho Canut (Fangoria) o el cantante pop Carlos García Berlanga, hijo del recientemente fallecido  cineasta  Luís García Berlanga. Alcanzaron la gloría con este grupo y la posterior formación de Alaska y los Pegamoides. Algunas de sus canciones destacaban por lo irreverente y absurdo de su letra  como “Horror en el hipermercado” o “Bailando”, letra que según la propia Alaska era una auténtica ironía pues no bailaban en una discoteca ni a la de 3. En la actualidad, Fangoria ha sacado un recopilatorio de estos viejos éxitos de la “movida madrileña” revisados a la actualidad con el nombre de  “El paso trascendental del vodevil a la astracanada”.

Duncan Dhu también hizo su entrada triunfal en esta década ya bien avanzado el segundo lustro. El cantante Mikel Erentxun (que aunque por el apellido despiste, nació en Venezuela) y su banda hicieron unas canciones sencillas,  que sonaban casi como un concierto acústico. Esto contrastaba con el barroquismo y la estética de otros grupos de la época. Sin embargo todos recordamos canciones como “A un minuto de ti” y por supuesto, “Cien gaviotas” que fue considerado canción del año, todo un logro para un grupo que lanzaba por entonces su primer álbum titulado “Por tierras escocesas”.


Otro de los pesos pesados y con mayor proyección de esta década son los Hombres G. Todos nos viene a la menoría, casi inconscientemente,  el “Devuélveme a mi chica” en la voz de David Summers. Aunque inicialmente apostaron por el punk, pronto encontrarían su camino en el pop-rock facilón para el público masivo con canciones como “Voy a pasármelo bien” o la citada “Sufre mamón”.

Ana, José, Nacho
Por supuesto sería injusto concluir esta entrada sin citar a un grupo como Mecano. Sabida es por todos, la historia de estos dos hermanos que se fueron a Madrid a buscar una oportunidad en el mundo de la música y se cruzaron en el camino con Miguel Ángel Arenas, Capi (El descubridor de Alejandro Sanz) y por supuesto a Ana Torroja, con la que tuvieron bastantes dimes y diretes. El primer álbum que lanzaron en los ochenta fue “Hoy no me puedo levantar”, con la intención de llegar al público juvenil  con unas letras que destacan por su universalidad y cercanía,  ”Toda la noche sin dormir, bebiendo y fumando y sin parar de reír”, cantaba Torroja en este tema. Una particularidad del grupo es que a pesar de cantar las letras una mujer, siempre estaban cantaban en género masculino, dada a que la composición de las letras era cosa de los hermanos Cano.

En definitiva, los ochenta es una época para recordar, en la que algunos piensas que son canciones y grupos demasiado sobrevalorados y otros piensan que la explosión artística y musical que se vivió no se ha vuelto a repetir hasta la fecha. Lo que no hay duda es que muchos de estos grupos con el paso de los años, han vuelto a los escenarios causando un furor inusitado y siendo inspiración para muchas bandas de la actualidad.

PD: Podéis seguir votando para elegir la próxima década para el blog, incluyendo una segunda parte de los 80´


domingo, 14 de noviembre de 2010

Bakalas y señoras se ven las caras

¡Breaking news! El telediario sensacionalista de turno alerta a un grupo de bakalas que se reúnen antes de salir de fiesta mientras se toma la cena (pizza, por supuesto) de la última noticia más escandalosa que pudiéramos imaginar: “una banda terrorista ha puesto una bomba, rompiendo varios contenedores y dejando bastantes daños cerca de una zona de discotecas del extrarradio”. La noticia continúa dando detalles sobre el suceso, “la desgracia se podía haber cebado con los jóvenes, dada la cercanía al fin de semana, aunque solo podemos hablar de daños materiales“.

La alerta inicial por lo que pudiera ser una catástrofe se pasa y entonces, los jóvenes siguen dándole un nuevo bocado a la pizza, mientras se tumban en el sofá para reposar. Para quién no lo sepa, los bakalas son una tribu urbana que siente un especial gusto por la música electrónica (break-beat en especial) y se dan a la noche como auténticos animales de ciudad, con pastilleo de por medio por regla general. En Valencia se hicieron bastantes conocidos en la década de los 90 con la llamada “Ruta del Bakalao”, así que os podéis imaginar por donde van los derroteros.

De repente, se quedan callados mientras terminaban de ver las noticias. El Necro, cómo se hace llamar uno de los cabecillas del grupo comienza a reírse, de forma que los demás comienzan a seguirle casi por instinto; “Hey tio, ¿qué te pasa?”, realmente nada, es sólo que pensé que nos íbamos a quedar sin ir de farra esta noche, pero afortunadamente…ETA nos dejó alguna discoteca”.

Pasada la noche, llega la mañana. Las bocas de nuestros amigos bakalaeros se nos asemejaban  a una máquina de escribir: mandíbulas desencajadas y una botella de agua por la mitad acompañaba a la pandilla en su salida de la discoteca a las 8 de la mañana. Por supuesto, cerrándola como no pudiera ser de otra forma. “tíos, volvamos al centro y vayamos al after, que la fiesta no puede terminar así”. Siguen caminando hacía el casco histórico, son las 9 de la mañana de un sábado bastante soleado, situación no muy favorable para los ojos vampíricos de la pandilla. Se encuentran con una serie de señoras muy elegantes, muy “cool” todas ellas, que los miran con ciertos ojos de desprecio.” ¡Qué gentuza!”, apunta una de las señoras mientras otra de sus amigas se mostraba tan asustada que parecía que iba a sacar un collar de ajos para espantar a estos  vampiros de la noche.

El grupo de bakalas se queda en la plaza mayor de la ciudad, rindiéndose a la luz del día y cediendo paso al sueño, antes la mirada extraña de la gente que se encontraba alrededor.  Las señoras ya tienen  tema de conversación para seguir hasta el centro comercial, que se encuentra a poco menos de 200 metros. Es llegar hasta tan magno sitio y las señoras se sienten como en casa: fuera trajes de firma y collares de alto abolengo, Se desprenden de sus lujosas vestimentas y se ponen cómodas, en pijama y zapatillas por los grandes almacenes.

Entonces, la música incidental que suele acompañar a este tipo sitios se corta para ofrecer la siguiente promoción: “Bienvenidos señores clientes, le informamos que tenemos hoy los 7 días de lujo en la planta sótano”. De repente, se escucha unos ruidos extraños, parece ser que alguien ha entrado en la centralita y pretende burlarse del habitual aburrimiento de estos sitios: “¿Izquierdas?, tú no eres de izquierdas, ¿derechas?, tampoco de derechas…tú eres del centro, del centro comercial, anormal”. El escándalo se hace presente en la planta del establecimiento: “¡Qué indignación!”, era el comentario generalizado por los habituales del lugar. Vayámonos a otro sitio, ya ni en  casa uno puede estar a gusto, comentaban un grupo de señoras, mientras se quitaban el pijama y volvían al raro mundo exterior.

lunes, 8 de noviembre de 2010

¿Una foto-tuenti?

"El dominio público es dueño de tus asuntos"
Tote King, "Redes sociales" 


 Son las 11 de la noche, últimos momentos para vestirse y preparar el ritual de la noche. Sacar algo de pelas, un poco de colonia y estoy listo para salir. Nos reunimos para hacer botellón en los lagos, pero antes hay que pasar por el chino. Algo de ron barato y un par de botellas de Coca-Cola para rebajar. Los hielos que no se olviden, comenta alguien por detrás. Salimos de la tienda, hace un frio del carajo pero nos da igual, la noche acaba de empezar.

Sírveme el primer cubata de una larga lista por esta noche. Se nos acerca un hombre con pintas no muy recomendables para nuestros padres, “vendo porros”, asegura. Yo paso, no es lo suyo hoy en día. El costo nos costó a todos 20 euros. Ya se sabe lo que pasa cuando se pone el dinero en común…
Las primeras copas van haciendo sus efectos, risas, buen humor y por favor nada de ralladas.

La noche sube y sigue, la peña se cuenta sus rollos e intimidades. Alucino con la forma de desinhibirse de todos con algo de alcohol. “Hey!, foto-tuenti”, todo el mundo se avalancha, parece que la vida se nos va en ello en ese momento. Espera, ¿Dónde está el loco?, escucho ruidos, me dispongo a investigar y encuentro a mi colega devolviendo todo lo que se había bebido. Aparece mi amiga con su cámara, “foto tuenti”. Tu puta madre, debió pensar mi colega, razón no le faltaba. Siempre hay alguien para retratarnos en momentos como esos.

Nos piramos de allí, sospechamos que anda por ahí la secreta  y ya se han acabado las botellas. El ancho de mi billetera se va reduciendo y sólo quedan algunas monedas. Acudo con mis dos mejores amigos al bingo a ver si con un poco de suerte juego al “doble o nada” y me termino de solucionar la noche. Entro sin dominar demasiado la situación y viendo lucecitas por todos los lados, entre el ruido y el vacilón no hay tiempo para estar de bajón. Los cartones se iluminan “siempre gusta un 15” dice mi amigo entre risas. Con caras de idiotas nos quedamos mirando como la bolita cae en el 16: ¡Que mala suerte hemos tenido¡ me digo a mí mismo.  Mi amiga tiene la clave para inmortalizar el momento:  “Venga, foto tuenti”.

Salimos de ese sitio, con la mandíbula desencajada y los bolsillos vacíos. Nos reunimos con el resto, que se han quedado fumando algo no demasiado aconsejable. Acudimos a la discoteca más “underground” de la ciudad. La gente se hacina en la cola, como ovejas en un rebaño y preparamos la pasta: “Va tío, déjame 3 pavos que mañana te los devuelvo”.  Uno de mis colegas anda más pasao que de costumbre. Llega al interior y comienza a perder el control. Por primera vez en toda la noche me comienzo a asustar de verdad e intento como puedo, ayudarle o al menos saber que le pasa. Abandona la pista e intenta sentarse con bastante torpeza por su parte, todo hay que decirlo. Aparece mi amiga y el ruido ensordecedor de la música hace imposible cualquier tipo de comunicación verbal. Trato de decirle que se vaya, que mi colega no se encuentra bien. En ese momento desenfunda su polaroid, mientras mi colega comienza a tener sudores fríos y sentirse realmente chungo. ¡Foto tuenti!, con una sonrisa brillante inmortaliza el esperpéntico momento.
Al día siguiente ya sabes, un poco de resaca y algo de agua para paliar la situación. No veas la sed que da alguna bebida. Me siento al ordenador y ahí está todo aquello que ni siquiera recordaba del todo bien:  ¡Cierra el puto tuenti!, pienso. Demasiado tarde…


domingo, 7 de noviembre de 2010

Levántate y ¡vive la vida!

Corrían otros tiempos, en las guerras del Medievo cuando dos pueblos se enzarzaban en algo más de una disputa por un territorio, sino por algo aún si cabe más importante:  el honor y la valentía. Esas palabras que nos suenan tan grandes hoy en día pero que siguen estando presentes de alguna u otra manera. Ese espíritu contestatario y luchador es el que pretende devolvernos los británicos Coldplay con su tema “Viva la vida”.

¿Por qué decidieron ponerle un título en español a una canción en inglés? Pues la historia es bastante curiosa. Se inspiraron en la pintora mexicana Frida Kahlo que vivió una vida algo difícil y tormentosa.  Cuando era joven sufrió un accidente de tren que le destrozó la espalda. Es entonces, por puro aburrimiento por el duro post-operatorio, cuando decide dar sus primeros pasos en la pintura. Uno de sus cuadros más famosos de la pintora  fue precisamente “Viva la vida”, que se expone en su museo llamado “La casa azul” en México.

La vida de Frida siempre estuvo marcada por la desgracia. Sufrió más de 30 operaciones e incluso fue encarcelada por sus ideales comunistas pero lo más importante de todo es que consiguió alcanzar muchos de sus sueños como exponer sus obras en la Galería de Arte Contemporáneo o en su México natal. El tesón de esta mujer era admirable, pues pese a encontrarse convaleciente en una cama, pidió que la llevaran a la inauguración de su exposición en ambulancia, y así lo hizo, ante la atónita mirada de los asistentes.

“Viva la vida” es, en toda su dimensión, una canción optimista y alegre. Aunque la letra de la canción trata más bien sobre la caída de un rey que observa como todo su imperio se desmorona a su alrededor. Sin embargo, la ingenuidad con la que es contada la historia convierte al personaje en cuestión en casi una leyenda o un verdadero luchador de su época. 

No es de extrañar que una persona  con los valores de Guardiola le echara el ojo al tema para subir la moral de los jugadores del Barcelona. En el nuevo siglo, los reyes de verdad no llevan corona, ni gozan d privilegios sino más bien todo lo contrario. Luchan y se sacrifican por conseguir sus objetivos y van a por todas hasta morir si hace falta. Ser grande es una cuestión de actitud.

Si de algo sabe un hombre como Guardiola es de sacrificios. Mantener una férrea disciplina y tener controlado el espíritu del equipo es fundamental para él, que no contemplaría jamás una vida ególatra y autosuficiente. La responsabilidad de su plantilla es de todos en general, aunque sin duda él constituye la cabeza pensante de ese espíritu que ha llevado a la gloria a los culés. 

El tema  de “Viva la vida” cuenta con dos videoclips distintos, el oficial y uno más alternativo donde aparece Chris Martin caracterizado de un rey algo desubicado por un mundo en donde lo que fue ya no tiene ningún sentido.  Sólo le queda seguir adelante con una premisa bien sencilla: ¡Vive la vida¡.




miércoles, 3 de noviembre de 2010

Historia de un lunes no muy lejano

En un lunes no muy lejano de una vida cualquiera, tu cuerpo se levanta rápido y tu mente se despierta con la misma torpeza. No sabes exactamente a qué ni por qué lo haces, pero no dudas en cambiarte y ponerte tu uniforme. Lamentablemente no dispones de tiempo para pensar que te tienes que poner. Vas a toda pastilla, coges un bollo industrial y un batido de tu frigorífico, ya te lo tomaras en la calle.

Tu vida se cuenta por minutos. Llegas a la primera boca del día, sin embargo todo parece frio y distante. Aunque no  vas como el resto, si te sientes como el resto. Miras sin fijarte a los demás y te sientas esperando el próximo tren hacía tu destino.

Llegas tarde, pierde tu criterio y empuja a la gente si ves que se cierran las puertas y tu no logras meterte en el vagón. ¿Qué hora es?, Mierda, esta vez vas tarde de verdad. Miras a tu alrededor y por más que tratas de encontrar algún gesto de humanidad, no ves nada. Todo el mundo puede ver, pero realmente parecen cegados.
El reloj no cesa. Son las 8:03, demasiado tarde para la maldita tarjeta que te controla a diario.  No llegas a tiempo para fichar. Una máquina te sancionará y te advertirá de tu reprochable comportamiento.  Hoy no es un gran día para ti. Te pones manos a la obra y miras a tu alrededor. Se te había olvidado saludarlos,
aunque realmente no sabes si lo haces más por automatismo que por cortesía. 

Por fin tienes visita. El encargado empieza a calentarte la cabeza, esta pieza no va aquí, este informe no es así. Te sientas como un cero, como los pocos ceros que tiene tu nomina. Todo se te hace como una nube en la cabeza e intentas despejarte de alguna forma. Será mejor que tomes un café. Te das cuenta que ya no está aquella camarera tan simpática con la que entablabas relación en tu tiempo de descanso. La han sustituido por una fría máquina, que si bien no se equivoca en el cambio no te resulta nada atractiva.

Ensamblar y atornillar hasta volver a empezar. Una y otra vez hasta llegar a 1000. Bien, es la hora de irse pero no sabes por qué, no puedes parar, parar, parar. Y tú te respondes, ¿por qué? No puedes parar de hacerlo. ¡Dios!, necesitas tomarte un respiro definitivamente. Son las 7 de la tarde, dos horas más de lo previsto pero esta vez la jodida máquina no pita. Se le debe haber agotado la batería. Te encuentras a la salida con un viejo periódico de la mañana, y piensas si cogerlo o no. Después giras la cabeza y desechas la idea. En realidad te la pela lo que pase en el resto del mundo.

Vuelves a casa y el cansancio se cierne en ti. No puedes evitar quedarte dormido frente al televisor. Mierda, ha sido todo un jodido sueño. Suena el despertador, son las 7 de la mañana de un martes no muy lejano…

Estopa_ Pastillas de frenos

jueves, 28 de octubre de 2010

Sacar los instintos

"Mira la solución, no el problema"
Fiera presenta Wildworking

Sacar los instintos, salirse de la rutina y dejarnos llevar por el lado fisiológico del ser humano. Vale, de primeras suena raro pero con las respectivas escuchas el oído se va haciendo a los temas inclasificables de Fiera. Este grupo sevillano, alter ego de su otro proyecto Pony Bravo, surgió hace 3 años cuando a Pablo, el cantante y lider del proyecto se le ocurrían muchísimas ideas, entre las que se incluía un puñado de buenas canciones con instrumentos nada convencionales y lo más importante, con un concepto que transmitir a su público.

Hace un tiempo tuve la ocasión de ver la actuación de Fiera a los que ellos se niegan a llamar “concierto”. Lo primero que haces nada más entrar y ver los instrumentos es pensar, y esta gente, ¿dónde se ha dejado la batería?. Ah! no, que en lugar de ésta hay una paellera. La idea me la explicó Pablo en una entrevista que le realicé un día antes del concierto. No tiene sentido decir que tienen un sonido orgánico y luego tener una batería y una post producción del disco muy trabajada.  La historia es que los componentes del grupo se fueron a buscar chatarra y la percusión está toda realizada con instrumentos que todo el mundo desecha pero que ellos supieron reciclar. Y es que el álbum digital (no esperes encontrarlo en El Corte Inglés), está grabado casi de una toma, para hacerlo más instintivo y primario si cabe. 

Luego tienes la sensación que estás en una especie de diván del psicólogo: “Mira la solución, no el problema” o “piensa en grande”. Ellos dicen que le cautivó mucho la idea de los yanquis de ofrecer a sus trabajadores métodos de superación personal e incluyeron estas ideas en el espectáculo.

Hablar de fluidos del ser humano en los tiempos que corren puede ser calificado de escatológico y de escandaloso, pero Fiera no se cortó un pelo al hablar de ello. Que hay que atar al conejillo de indias y ponerle a hacer ejercicio hasta que se quede exhausto y sude como un pollo con unos plásticos que le recubrían el cuerpo, pues se hace. Que hay que hablar sobre el semen, pues sin problemas también. Y es que como dicen ellos mismo es “una catarsis liberadora”. La parte más complicada fue cuando hubo que hablar de la sangre o de la orina, pero la genial actuación del conejillo de indias hizo convencer al público de lo que se quería transmitir realmente. 

Si hay algo que realmente importa en la banda son las canciones. Hablar sobre la gente que se encuentra muy encasillada con el trabajo, las responsabilidades y hacerles evadirse por un rato y sacar sus instintos son una de las premisas que busca el grupo: “Animal doméstico adormilado y tenso con un traje bien planchao´), reza la letra de “pisapapeles”. 

Sin duda una de las canciones con más energía del álbum  y que más me gusta es el tema “drogas”. El tema muestra  la parte más hedonista y gamberra del grupo, “tengo drogas para aguantar toda la noche”, aseguran. Otro de mis temas preferidos es butoh aparte: “Se fue de fiesta y nada sirve para que se relaje, déjese llevar”. Habla sobre este mundo de cuotas a plazo fijo e intereses “la cabeza le dice que eso no está bien…a plazo fijo, la cabeza pero no su cabeza”. Y es que hay que abrirse la mente para escuchar estas canciones porque su interpretación puede ser muy variada. 


lunes, 25 de octubre de 2010

¡Qué difícil es ser rockero!

 Y sino que se lo digan a Ramoncín. El denominado “rey del pollo frito” lleva intentándolo mucho tiempo, pero se ha dado cuenta que llevar chupas de cuero como en los años 80 ya no le funciona, así que ha decidido pasar a la acción de otra forma.

Ser rockero en el siglo XXI no consiste en llevar greñas ni ser alternativo. Ser rockero ahora es formar parte de la SGAE e ir pidiendo los diezmos a los pobres usuarios de internet, que se santiguan por lo que se avecina e intentan amortizar sus megas como sea. Creo que sería mucho más sensato volver a la época del trueque, para que nos cambien a nuestra “mula” por un hit de Ramoncín.

Para ser un nuevo rockero del siglo XXI no hay que ser un gran visionario, ni hacer canciones incomodas para las altas esferas. Ser rockero hoy consiste en tener tu propia marca, y es que aunque suene extraño, Ramoncín en sí mismo es una marca y que como tal hay que solicitar su permiso para utilizarla. Lo que trataré de investigar es si la marca o empresa que posee el señor Ramoncín cotiza en bolsa. Y es que precisamente ahora ser rockero es tener copyright. 

Ramoncín y su "marca"

video


Ay! Ramoncin, cómo echamos de menos tu época donde eras el rey del pollo frito.  Y es que confieso que al escribir estas líneas me encontraba escuchando de fondo tus canciones (si, por YouTube), espero no tener problemas por ello. Y es que si de algo le ha servido su lucha contra la “piratería” al interprete de letras  como “oíd mis pedos y oler mi mierda”, es para darse a conocer a un público que prácticamente ignoraba su existencia. Un público joven, que se comunica a través de la red y que se ha quedado alucinado con las creaciones de tan castizo cantante.


Si algo le queda de su actitud rockera de los años 80 es no callarse cuando mete la pata. A cuadros me quedé cuando escuche esa versión de “Come as you are” de Nirvana. El rockero de hoy en día también es sensible y se lamenta porque “la gente sólo te critica en los medios cuando metes la pata y no cuando lo haces bien”. Ay! Ramoncín, a pesar de todo eres como el resto de los mortales y tienes tus momentos de lucidez.  Reconoces que tu actuación fue como reza una frase de tu éxito “el rey del pollo frito”. Yo, como seguidor de Nirvana no haré más leña del árbol caído, sólo espero que le hayas pagado los derechos de autor a quién corresponda. Y espero que aprendas para la próxima vez, porque los rockeros de hoy en día también están en crisis.

jueves, 21 de octubre de 2010

Dinero, ¡vuelve!


“MONEY, ITS A CRIME. SHARE IT FAIRLY BUT DONT TAKE A SLICE OF MY PIE.”
(El dinero es un crimen, repártelo equitativamente pero no toques mi parte del pastel)


Esta mañana he enchufado mi MP3 y me he encontrado con una canción que tenía algo olvidada. Se trata de “Money” de los Pink Floyd, y me he dado cuenta que al fin y al cabo nuestras preocupaciones más mundanas ya se reflejaban años atrás como nos narra la letra de esta canción.
Y es que este tema que se público en el disco más alabado por la crítica del grupo londinense (The dark side of the moon), allá por los años 70, donde ya se preocupaban por los temas que seguimos en la actualidad más cerca que nunca. Quizás la crisis nos haya llevado a plantearnos que aquella vida placentera que tenemos y creíamos tener por siempre, no está tan segura como pensábamos.

Suenan los primeros acordes y te da la sensación que estás en un casino de Las Vegas jugándotelo a todo o nada y todo lo que eso simboliza. Te imaginas con una copa de ron y un puro, observando como todos aquellos  siguen tu jugada y te miran como envidia al ver tu billetera. Hoy te sientes mejor que nunca, los placeres más banales son los que más fuerte hacen al hombre en un instante. Aunque todo se puede caer como una baraja de naipes. Así que amigo,  esta vez has apostado por el caballo perdedor y  es ahora cuando todo el mundo mira para otro lado. Tu partida se ha acabado y pierdes los respetos que creías poseer y el “don” que tanto te costó ganar.

A veces soñamos con un futuro idílico, un gran coche y algo de “caviar” como dice la letra con sorna para acompañar. Bueno vale, quizás lo del caviar es un poco exagerado, pero nos imaginamos muchos más felices según los billetes que luzcamos en el monedero. Sin embargo a la hora de la verdad, muchos coinciden que es el dinero la causa de todos los males de hoy en día, aunque luego no se piensen en coger un ascenso en el trabajo, como reza unas de las estrofas de la letra. 

Todos andamos preocupados porque el dinero no nos llega y los que tienen sufren porque quizás puedan perder esa “primera clase” de la que habla la letra del grupo británico. De ahí eso de reparte pero no toques mi trozo. Muchas veces creo que el dinero nos separa y nos aleja de nosotros mismos, y nos enzarza en una disputa por ocupar un puesto y tener el mejor salario. Pero luego vuelvo a la realidad y pienso que tomarme una cerveza con los amigos y fumarme un cigarro es lo más placentero que me podría pasar ahora mismo.